Platea Madrid, o la reconversión de un cine en un espacio de ocio gastronómico

El antiguo cine Carlos III de Madrid acaba de renacer como un nuevo espacio gourmet, único en su concepto: una extensa y selecta oferta gastronómica conjugada con espectáculo. Seis estrellas Michelín, un escenario que es zona de eventos, barras de autor, cocinas del mundo, show cooking, talleres culinarios, catas, afterworks, tiendas gourmet, música en directo, artes escénicas, retransmisiones en pantalla gigante… Es Platea Madrid, un espacio de 5.800 m2 que ha supuesto una inversión de 60 millones de euros.

Un trío de ases de la cocina: Marcos Morán, Paco Roncero y Pepe Solla confluyen en el área Sinergias, compuesta por espacios más pequeños. El propio Roncero explicaba en la presentación de Platea Madrid que, en lugar de “pelearse por ver quién hace las mejores croquetas”, han unido su experiencia en una serie de propuestas basadas en la gastronomía española y las tapas.

Así, en el espacio La Batea se ofrecen pulpo y ostras; en Castizo, dedicado a las frituras recién hechas, se pueden degustar croquetas de verduras y tortillas cuajadas al momento, y en De Cuchara se sirven gazpachos, salmorejos, arroces hechos al momento y una carta de verduras.

En Entrecortes se recrea la comida rápida española, con perritos de chistorra o morcilla de Burgos y hamburguesas de atún, además de raciones de pollo asado, todo “auténticamente casero”, asegura Marcos Morán.

En la primera planta, el restaurante Arriba de otro chef estrella, Ramón Freixa, ofrece producto selecto en propuestas sorprendentes, con técnica irreprochable y un toque de humor en sus platos. Con aire de bistrot, promete ser  un lujo gastronómico a precios asequibles.

Como veis vuelve la gastronomía tradicional, así que a ponerse las pilas y a preguntar a la abuelas y las madres por recetas de antaño o encomedaos al Chef Google. 

Anuncios