¿Cuál es su historia?, ¿Quién las denominó “tapas”?.

Debido a que el concepto “tapa” ha variado a lo largo de los años es complicado fijar una fecha exacta para el nacimiento de la misma, hay varias leyendas urbanas circulando por ahí, Algunas afirman que su origen se remite a la disposición del rey Alfonso X “El Sabio”, quien dispuso que en los mesones castellanos no podía servirse vino si no era acompañado con algo de comida, no fuera cosa que el vino se subiera a la cabeza.
Este trozo de comida, solía ser colocado sobre la boca de la jarra o el vaso de vino (de ahí su nombre). Aquellas “tapas” consistían generalmente en un trozo de jamón, rodajas de chorizo, de embutido o en un buen pedazo de queso. Otras, aseguran quizás la más realista, que el origen de las tapas se debe a la siguiente anécdota: El Rey Alfonso XIII en una de sus visitas oficiales a la provincia de Cádiz, pidió en una posada una copa de Jerez, pero en ese momento una corriente de aire entró por la ventana y, para que el vino no se llenara de arena de playa, el camarero tuvo la feliz idea de colocar una lonchita de jamón en el catavinos real. El Rey preguntó por qué hacía eso, y el camarero disculpándose contestó que era una “tapa” para evitar que el vino se estropeara con la arena. Al Rey aparentemente le gustó la idea, se comió la tapa, se bebió el vino, y pidió que le sirvieran otro con tapa como el anterior. Como era de esperarse, los miembros de la Corte que acompañaban al Rey, pidieron lo mismo, y así surgió la famosa “tapa”.

La Real Academia Española, define la tapa como “cualquier porción de alimento sólido capaz de acompañar a una bebida“. Por lo general, la bebida que acompaña a la tapa es el vino, (cualquiera de ellos, y según la región), aunque cada vez se impone el consumo de cerveza sobre todo en esos día veraniegos cuando el color aprieta.

Rápidas y variadas
Frente a los platos de comida tradicionales, las tapas presentan varias ventajas: son más ligeras, rápidas de hacer y permiten comer una gran variedad de ellas en una sola sentada, una forma fácil y económica de degustar la gastronomía de la zona, a través de sus tapas. Aunque al principio las tapas se reducían a lonchas de chacinas, quesos, aceitunas o frutos secos, hoy son objeto de la cocina más elaborada y creativa, y la variedad de las mismas es amplísima.
En los últimos tiempos, además, la tapa se ha dotado del caché que le faltaba. De la mano de los  más prestigiosos cocineros españoles, ha proliferado un nuevo tipo de establecimiento, el “gastrobar”, que presenta elaboraciones culinarias de alto nivel, pero con el toque desenfadado que han tenido siempre las elaboraciones destinadas al tapeo. Con la popularidad de los gastrobares, la tapa se viste de gala, convirtiéndose en un elemento distintivo de la alta cocina española, pero conservando toda la tradición y cultura gastronómica de nuestro país.

Bailen de Tapas

Lo cierto es, que no debe preocuparnos de donde viene el nombre de “Tapa”, sino donde vamos a “Tapear” y degustar esos “platos en miniatura” que es como yo las denomino, todo un lujo gastronómico al alcance de todos y uno de los atractivos que tiene Bailen, salir de tapas con los amigos o amigas, y visitar alguno de sus más de 50 bares y tabernas y probar esas tapas tan especiales que cada establecimiento prepara con tanto esmero, ya que Bailén tiene una cultura gastronómica del tapeo con unas raíces muy profundas, además es uno de los pocos sitios de España donde la tapa es gratis al pedir una cerveza o un vino, e incluso puedes pedir la que más te guste de la lista de tapas que suele estar a la vista del cliente, en otras ciudades llevados por el afán de hacer más rentables sus negocios, las tapas las cobran aparte de la bebida, pero aquí son,  Buenas, Bonitas y Gratis.

Les dejo esta sencilla receta:

Panaceite con tomate, sardina marinada y salmón ahumado

Ingredientes:
Pan
Tomate
Ajo
Aceite virgen extra
Jamón / embutido / queso / Ahumados. etc

Elaboración:
Se corta el pan en rodajas no muy finas, se tuesta dándole ese tono dorado pero sin  quemarlo, se frota ligeramente con ajo, se le echa una gotas de aceite virgen extra de la mejor calidad (en Bailen todos son buenísimos), le ponemos un poco de tomate bien maduro rallado sin que lleve semilla ni piel, un poco mas de aceite  al tomate, (hay que ser generoso con nuestro oro liquido), y encima del tomate, algo de imaginación, jamón, queso, lomo ibérico, bacalao salado, anchoas en salazón, salmón ahumado etc..

Espero que lo disfruten!

Anuncios