El ajo blanco es otra de las sopas frías andaluzas, famosas en el mundo entero. Procedente de la gastronomía heredada de los árabes, siendo la almendra el ingrediente principal en la mayoría de las recetas, también se suele hacer sustituyendo las almendras por habas secas, lo podemos acompañar con uvas pasas, trozos de manzana, melón y laminas de pan tostado.
El secreto está en el triturado de la almendra, hasta conseguir una  pasta muy homogénea a la cual se le incorporan el resto de los ingredientes.

Hay que beberlo muy frío, estará riquísimo

Ingredientes:
200 grs. de almendras crudas.
200 grs. de pan de pueblo, del día anterior, sin corteza
2 ajos.
2 Dl.  Aceite de oliva.
1 litro de agua
Sal, y vinagre al gusto

Elaboración:
Triturar muy bien la almendra (que habremos echado en agua, para hidratarla), agregamos el pan, los  ajos el aceite y la mitad del agua. Cuando todo este bien triturado le vamos incorporando el resto del agua, lentamente como si de una mayonesa se tratara.
Terminar con la sal y el  vinagre al gusto (no ponerlo muy fuerte).

Anuncios