–  Pochamos los lomos de salmón  muy lentamente (que no se quemen) en una sartén con un poco de aceite de oliva por los dos lados, cuando estén bien hechos, agregamos un poco de vino blanco para extraer el jugo que queda pegado en el fondo, dejar reducir.

– Salsa de queso:

              Mezclar queso cremoso tipo “Filadelfia” con un poco de agua para aclararlo, reservar

 Montaje de plato:

Montar en el centro del plato Los  lomos de salmón napar con el jugo de la reducción del vino blanco, decorar con puntas de espárragos verdes ligeramente salteados en una sarten con un poco de aceite, tomate frito y una lonchita de jamón serrano, guarnecer con la salsa de queso.

 Que  les aproveche.

Anuncios