Cada día es mas difícil encontrar un buen jefe de cocína o chef como se le suele llamar hoy, que sepa dar a cada restaurante su propia naturaleza, y personalizar su cocina, ya que la famosa crisis esta realizando una reducción del personal a su cargo, por lo que se le obliga como máximo exponente en la cocina  y para que las innumerables tareas se lleven a cabo, convertirse en  ayudante, pinche  e incluso fregar los cacharros de la cocina,  etc. Sin olvidar las tareas típicas de su cargo.

Ya sabemos que un buen chef de cocina es capaz de realizar cualquier tarea de su entorno, pero que se le imponga de una manera tan especial. Ya algunos de mis colegas  se lo están pensando en llegar a ser chef, pues encuentran mas problemas, con el mismo sueldo y sin ningún tipo de reconocimiento, es como hacer de trapecista pero sin red.

Esperemos esto cambie y vuelvan a nacer brotes verdes en la Gastronomía.

Anuncios